Mi celebración favorita es la Pascua. Principalmente porque, como en todos los países católicos, la Pascua tiene un sentido muy importante el renacimiento y la vida nueva. La Pascua también cae durante la primavera y simboliza el renacimiento de la naturaleza.

En mi país, tradicionalmente, Pascua se celebra con una comida muy rica en familia incluso, especialmente los jóvenes, deciden pasársela con uno amigos en un lugar de vacaciones para disfrutar del buen tiempo.

El día de Pascua se empieza con un desayuno salado con huevos duros y tartas saladas.

La tarta salada típica de Napoli, la ciudad de donde viene mi familia, se llama casatiello: se hace con masa de pan a la que se añade manteca de cerdo. Esta rellena de trocitos de queso, queso rallado y carnes curadas (jamón y chorizo).

Después del desayuno, se va a la iglesia para escuchar la misa.

Al volver de la iglesia, antes de sentarse para el almuerzo, se bendice la mesa y a la familia con el agua bendita.

El almuerzo de Pascua empieza con unas entradas y después se sigue comiendo un primer plato de pasta casera. El segundo plato es normalmente un plato de cordero al horno con patatas o alcachofas.

De postre, comemos un dulce típico de la tradición napolitana bien conocido en todo el mundo: la pastiera.

Durante el almuerzo se bebe mucho vino, tanto blanco como tinto y todos hablan con todos y se cuentan lo que han hecho y las ultimas noticias. Al final, cuando los invitados están un poco borrachos, las charlas se sobreponen y ya no se entiende nada. Solo se oyen voces y risas.

Por supuesto, después del almuerzo, los niños abren los huevos con las sorpresas y se van a jugar en el jardín. ¡Así que los adultos pueden relajarse un poquito y lamentarse de que han comido demasiado!

Carmela Buonomo

 

 

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply